186

Publicidad

Colombia

Oro McCoy, la hamburguesa bañada en oro de 24 quilates que se vende en Colombia

El restaurante Toro McCoy, en Colombia, ha creado una de las hamburguesas más caras del mundo. Es la Oro McCoy, y al estar bañada en 24 quilates de oro comestible su precio asciende a 47 euros.

Por dentro lleva los ingredientes comunes, pero su cobertura de oro la ha convertido en una de las hamburguesas más caras del mundo. Su nombre es Oro McCoy, y al estar bañada en 24 quilates de oro comestible su precio asciende a 47 euros.

En el restaurante Toro McCoy, en Colombia, han decidido innovar con su menú para atraer a más comensales ante la crisis derivada del coronavirus. Y para ello han creado la hamburguesa bautizada como Oro McCoy, bañada en 24 quilates de oro comestible.

Esta lujosa pieza gastronómica está compuesta de pan brioche, dos carnes de 250 gramos, bacon caramelizado, cebolla crujiente, doble de queso y la guinda del pastel, el oro. La hamburguesa está recubierta por cinco láminas de oro comestible de 0,0015 milímetros procedente de Estados Unidos.

La hamburguesa de oro vale 47 euros

El restaurante era ya famoso por innovar en experiencias grastronómicas a los comensales, pero con la lujosa hamburguesa se ha convertido en el padre de una de las más caras del mundo.

El plato está valorado en aproximadamente 47 euros, aunque la propuesta no es la primera que se hace en el mundo. La hamburguesa de oro de Toro McCoy se lanzó el pasado 27 de noviembre, pero otros restaurantes ya se habían atrevido a ofrecer su comida bañada con este ingrediente especial.

Uno de ellos es el restaurante estadounidense The Ainsworth, que vende diez piezas de alitas de pollo bañadas en oro comestible. O el restaurante South Houston, en Países Bajos, que hace tres años se lanzó a recubrir el pan de su hamburguesa con el mismo ingrediente especial.

Oro comestible

Se podría llegar a pensar que el oro puede ser un ingrediente perjudicial para la salud. Sin embargo, se trata de un elemento comestible, aunque es tanto inodoro como insaboro. Además, lleva usándose en la cocina desde la época del antiguo Egipto y, a día de hoy, sigue seduciendo a chefs y comensales de todo el mundo.

Publicidad