TREGUA DE 30 DÍAS

La ONU votará un borrador de resolución que pide una tregua en Siria para permitir la entrega de ayuda humanitaria

Si hubiera un alto el fuego, la ONU podría entrar con comida y suministros médicos que están a solo unos minutos de distancia, y evacuar a los enfermos críticos y heridos.

Consejo de Seguridad de la ONU

Publicidad

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas votará este viernes a las 11.00 horas (hora local) un borrador de resolución que pide una tregua de 30 días en Siria para permitir la entrega de ayuda humanitaria y llevar a cabo evacuaciones médicas.

Rusia propuso el jueves enmiendas al proyecto presentado por Suecia y Kuwait argumentando que el lenguaje no era realista y que el organismo no puede imponer una tregua sin consultar a las partes. El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, subrayó además que el alto el fuego "de ninguna forma" debe abarcar a Daesh y al antiguo Frente al Nusra (la antigua filial de Al Qaeda en Siria), así como a los grupos que cooperan con ellos y bombardean sistemáticamente los barrios civiles de Damasco.

Con ello, Lavrov pareció referirse a los ataques rebeldes desde el enclave de Ghuta Oriental, asediado por las fuerzas sirias y escenario de intensos bombardeos desde el domingo que han provocado la condena internacional y el llamamiento de la ONU a un alto el fuego.

Por el momento no está claro si se han hecho cambios al texto ni el apoyo con el que contaría. Una resolución necesita nueve votos a favor y no ser vetada por los miembros permanentes: Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido.

El coordinador humanitario de la ONU para la crisis en Siria, Panos Moumtzis, afirmó el jueves que el Consejo de Seguridad de la ONU debería estar convencido de la necesidad de una tregua en el enclave asediado de Ghuta Oriental, donde al menos 370 personas han muerto en los últimos días.

Según Moumtzis, unos 390.000 civiles están atrapados y temen arriesgarse a salir de sus casas, mientras que el agua, la comida y la electricidad se han agotado. En una zona, Harasta, el 80 por ciento de la población está viviendo en sótanos. La mitad de la población son niños, ha subrayado.

El enclave ha estado asediado por las fuerzas gubernamentales sirias desde 2013, pero han intensificado masivamente sus ataques este año y se están produciendo con "minutos de diferencia" bombardeos aéros, ha precisado Moumtzis.

Si hubiera un alto el fuego, la ONU podría entrar con comida y suministros médicos que están a solo unos minutos de distancia, y evacuar a los enfermos críticos y heridos, pero el Gobierno sirio no ha dado la autorización para un convoy de ayuda, ha lamentado.

Publicidad