Jarabes

La OMS investiga si existe conexión entre los jarabes para la tos y la muerte de 300 niños

Los jarabes están en el punto de mira. Son ya siete los países que han detectado casos de jarabe para la tos contaminado.

Un bote de jarabe

Un bote de jarabe Pablo Buffer

Publicidad

Al menos 7 países han informado durante los últimos 4 meses de casos de jarabe para la tos contaminado. Tres de ellos, Indonesia, Gambia y Uzbekistán, tienen una cifra de 300 fallecidos, en su mayoría niños, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los otros 4 países son Filipinas, Timor Oriental, Senegal y Camboya. Los productos contaminados también han logrado la autorización para ser introducidos en mercados de otras naciones aunque no se espera que estén a la venta, según la portavoz de la OMS, Margaret Harris.

Las investigaciones se basan en niveles "inaceptables" de toxinas en esos productos. Se buscan materias primas específicas utilizadas por 6 fabricantes de India e Indonesia para fabricar medicamentos relacionados con las muertes, así como si esas empresas obtuvieron esas materias de los mismos proveedores, que no han sido especificados por la OMS.

La organización baraja también la posibilidad de aconsejar a las familias de todo el mundo para reevaluar el uso de jarabes para la tos para niños en general, mientras haya dudas sobre la seguridad de algunos de estos productos.

Lesiones renales

Las muertes de niños por lesión renal aguda comenzaron en julio del año pasado en Gambia. Seguidamente hubo más casos en Indonesia y Uzbekistán. La OMS ha dicho que las muertes están relacionadas con jarabes para la tos de venta libre que los niños tomaron para enfermedades comunes y que contenían una toxina conocida, ya sea dietilenglicol o etilenglicol.

Hasta este momento, la OMS ha identificado a seis fabricantes de India e Indonesia que producían los jarabes. Según informa la agencia Reuters, estos fabricantes se han negado a hacer comentarios sobre la investigación o han negado haber utilizado materiales contaminados que hayan contribuido a las muertes.

"Que no haya más muertes infantiles por algo que es tan prevenible es la máxima prioridad para nosotros", dijo la portavoz de la OMS, Margaret Harris, sin hacer más comentarios sobre los detalles del trabajo de la organización.

La Organización ha pedido a otros Gobiernos y a la industria farmacéutica mundial que pongan en marcha controles urgentes para erradicar los medicamentos de calidad inferior y mejorar la reglamentación.

Publicidad