Abusos Iglesia

Los obispos franceses reconocen la responsabilidad de la Iglesia en los casos de abusos sexuales

La Iglesia gala ha reconocido este viernes la responsabilidad institucional de la Iglesia católica en los casos de abusos a registrados.

Los obispos franceses reconocen la responsabilidad de la Iglesia en los casos de abusos

Publicidad

Los obispos franceses han reconocido este viernes la responsabilidad institucional de la Iglesia católica en los casos de abusos sexuales registrados durante años. Además, los obispos galos han expresado que los abusos a menores en el seno de la institución tiene una "dimensión sistémica".

El presidente de la Conferencia Episcopal francesa, Eric de Moulins-Beaufort, ha señalado que el análisis de estos casos de abusos se ha podido hacer por un "contexto general, modos de funcionamiento, mentalidades y prácticas en el seno de la Iglesia". Además, el obispo también ha reconocido que ahora la institución tiene "un deber de justicia y reparación" como parte de esa responsabilidad.

La asamblea de la Conferencia Episcopal francesa se ha celebrado esta semana y ha dedicado gran parte de su agenda a los casos de abusos a menores. Una comisión independiente ha cifrado los casos en Francia en 216.000 desde 1950 y que se elevan a 330.000 si se tienen en cuenta los abusos perpetrados por laicos. El presidente de esta comisión también ha calificó como "masivos" estos actos y en las 485 páginas del informe reflejaban un panorama "aterrador", según Jean-Marc Sauvé.

Esta declaración de la Iglesia francesa llega un mes después de las presentación del informe de la comisión, que superó las peores previsiones y llegó a provocar en octubre que algunas víctimas reclamaran la dimisión en bloque de todos los obispos.

El papa Francisco anima a "asumir responsabilidades"

El papa Francisco animó a todos los "fieles, superiores y religiosos a continuar todos los esfuerzos para que dramas parecidos no se repitan" y ha invitado a los católicos franceses a asumir "sus responsabilidades para que la Iglesia sea una casa segura para todos". El Papa también mostro su "vergüenza" por la "larga incapacidad de la Iglesia" por los abusos.-

Además, el pasado 4 de noviembre el Papa urgió a "una formación renovada" de todos los religiosos que trabajan con niños, así como a "hacer todo lo posible para crear una cultura capaz de evitar que tales situaciones no sólo no se repitan, sino que no encuentren espacio para ser encubiertas y perpetuadas".

Publicidad