Sucesos

Los numerosos atracos 'de película' que son reales... y que todavía siguen sin resolverse

Algunos atracos parecen de película, pero lo cierto es que son reales. Hacemos un repaso de los robos más impresionantes de la historia, y que aún no han logrado ser resueltos.

Publicidad

Cuando Atresmedia estrenó en el año 2017 la mundialmente conocida serie 'La Casa de Papel', pensábamos que estábamos ante el mayor atraco de la historia, y que ninguno podría llegar a igualarlo. ¿Quién podría idear un golpe de 2.400 millones de euros poniendo en jaque a todos los servicios de Inteligencia, la Policía Nacional, las unidades de los GEOs y todas las autoridades que rodeaban la Casa de la Moneda? Probablemente, solo algo así se le podría ocurrir al Profesor encarnado por Álvaro Morte. Al menos, eso creíamos.

En los últimos años, se han producido una serie de espectaculares robos a lo largo del mundo que dejan incógnitas. ¿Cómo es posible que los ladrones logren sus objetivos tan rápido? ¿Por qué la Policía no consigue sus objetivos y llega tarde al lugar del crimen? El caso es que, en la mayoría de los atracos, los perpetradores lo tienen calculado al milímetro, tanto el tiempo del que disponen para dar el golpe, como aquel material que deben robar y la ubicación exacta en la que se encuentra.

El último caso ha sido el del robo de una joyería en el barrio de El Bronx, en el estado de Nueva York, donde unos ladrones han conseguido casi de forma instantánea robar un botín valorado en aproximadamente dos millones de euros. Lo sorprendente de la anécdota es que entraron a pie y salieron de la misma forma, huyendo y sin que nadie pudiera frenarlos. Sin embargo, tal y como hemos dicho previamente, no es el único suceso de este calibre. Los ha habido mucho más intensos y en más países.

Robos de película que son auténticos

En Francia, hubo un impactante robo el pasado mes de mayo, donde cuatro personas subidas a dos motos se llevaron joyas y relojes valorados en 10 millones de euros para darse posteriormente a la fuga. Los ladrones iban vestidos completamente de negro y fue imposible identificarlos. En Alemania, dos individuos portaron un hacha para llevarse 21 diamantes de la Bóveda Verde de Dresde, uno de los lugares más emblemáticos del país, y que no han sido recuperados todavía.

Más de lo mismo en Países Bajos, cuando, en pleno confinamiento, un ladrón aprovechó para colarse en uno de los museos más emblemáticos de la nación neerlandesa y robar una pintura del mítico artista Vincent van Gogh. Ante este tipo de atracadores profesionales, las autoridades se preparan con una mayor efectividad para actuar ante unos robos cada vez más imprevisibles, más rápidos, y más difíciles de contener, junto a la dificultad que entraña resolverlos y dar con los autores del golpe.

Publicidad