Un nuevo apagón ha afectado este lunes a gran parte del territorio venezolano, solo tres semanas después de un corte que dejó sin servicio a casi todo el país, sin que hasta el momento se haya informado oficialmente del alcance del corte de luz.

Efe pudo constatar que varias zonas de la capital han quedado afectadas por la interrupción del fluido eléctrico, lo que ha interrumpido el servicio del Metro de Caracas.

El diputado opositor Carlos Valero dijo en su cuenta de Twitter que además de Caracas, los estados de Aragua, Delta Amacuro, Lara, Zulia, Monagas, Bolívar, Portuguesa, Yaracuy, Anzoátegui, Mérida, Táchira, Nueva Esparta, Carabobo y Miranda sufrieron el nuevo corte, sin ofrecer mayores detalles.

La estatal Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) aún no ha informado sobre el suceso, pero la televisión estatal VTV señaló que el Metro de Caracas inició su plan de contingencia para estos casos. El ministro del área, Luis Motta Domínguez, tampoco ha informado de la falla ni del alcance que está teniendo en todo el país.

Este nuevo corte ocurre después del fallo masivo que sufrió Venezuela el pasado día 7 y que mantuvo al país prácticamente en la oscuridad hasta que el Gobierno de Nicolás Maduro pudo controlarlo cinco días después. El Gobierno dijo entonces que un sabotaje a la sala de control de la central hidroeléctrica de Guri, la principal del país y que aporta energía a cerca de 70 % del territorio, fue la causa del fallo.

Maduro responsabilizó entonces directamente a Estados Unidos y a la oposición venezolana del "sabotaje", afirmando, además, que había habido ataques "electromagnéticos" contra el sistema eléctrico. La oposición venezolana ha responsabilizado al Gobierno de Maduro de los fallos en el sistema, asegurando que la ineptitud y la mala gestión de los millonarios recursos destinados al sector eléctrico fueron las reales causas del masivo corte.

El apagón anterior dejó al país prácticamente paralizado durante una semana y produjo alrededor de una quincena de muertes por problemas de suministro eléctrico en los hospitales, según la oposición, una cifra que las autoridades redujeron a solo dos.