Núcleo de la Tierra

El núcleo de la Tierra se ha parado y la rotación podría estar invirtiéndose

Que el núcleo se haya frenado puede tener efectos en el planeta.

Publicidad

El núcleo de la Tierra se ha ha frenado y podría estar comenzando a girar al sentido contrario. Así lo detalla un estudio publicado este lunes en la revista 'Nature Geoscience'. El trabajo ha sido realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Pekín. Los científicos señalan que podría causar cambios en la intensidad del campo magnético y la duración de los días.

Yi Yang y Xiaodong Song, del Instituto de Geofísica Teórica y Aplicada de la Universidad de Pekín, son los autores de un trabajo que señala que este parón también puede influir en el clima y el nivel del mar. Sugieren que estos cambios son habituales en la historia del planeta y que ayudarán a entender mejor cómo lo que sucede en las profundidades de la Tierra afecta a su superficie.

El núcleo del planeta Tierra -también llamado endosfera- está constituido por dos capas diferentes, en extensión y estado físico, según muestran los datos sísmicos: un núcleo externo líquido de aproximadamente 2270 km de grosor y un núcleo interno sólido con un radio de unos 1220 km. Gracias a que el núcleo es parcialmente líquido, existe un campo magnético que nos protege de los rayos solares dañinos.

Núcleo detenido en 2009

Para el estudio, Yang y Song analizaron las ondas sísmicas de terremotos casi idénticos que han atravesado el núcleo interno de la Tierra siguiendo trayectorias similares desde la década de 1960. Descubrieron que desde 2009 -aproximadamente- las trayectorias que antes mostraban una variación temporal significativa han experimentado pocos cambios. ¿Qué significa esto? Que la rotación del núcleo interno se ha detenido.

Constataron que podría estar relacionado con una inversión de la rotación del núcleo interno como parte de una oscilación de siete décadas. En su conclusión, los investigadores indican que la oscilación en la rotación demuestra la interacción entre las distintas capas de la Tierra, resume la revista.

Publicidad