Un niño de ocho años fue atacado el pasado 21 de agosto por un puma. Los hechos sucedieron en Bailey, Colorado, Estados Unidos, cuando el niño estaba jugando con su hermano en el jardín de su casa.

Según informa 'The Denver Chanel', el niño bajó por una colina cuando se encontró con el puma. El niño intentó zafarse de las garras del animal con un palo pero fue inútil porque el animal lo rompió.

Mientras el niño luchaba contra el animal, su hermano llamó a su padre. Cuando llegaron allí, encontraron al niño lleno de sangre y con un lado de la cara completamente desgarrado.

El menor ha sido sometido a varias intervenciones para reconstruir su rosto y ahora deberá someterse a otra para que reconstruyan su parpado. El puma, que pudo ser identificado por las muestras tomadas al pequeño y a su padre, fue sacrificado después del incidente.