Las autoridades sanitarias francesas instaron este martes a las embarazadas y a familias con menores de siete años residentes en los alrededores de Notre Dame de París a someterse a un análisis de plomo en sangre, tras haber detectado el caso de un niño que tenía un nivel superior al límite establecido.

La Agencia Regional Sanitaria (ARS) admitió que el incendio en la catedral el pasado 15 de abril provocó una contaminación por plomo en los alrededores del templo.

El niño afectado registró una tasa superior al techo de 50 microgramos por litro de sangre. La ARS destacó en un comunicado que, aunque las pruebas efectuadas desde hace varias semanas demuestran que los factores de exposición al plomo prácticamente han desaparecido, insta a hacerse esos análisis como medida de precaución. Apuntó además que va a proceder en los próximos días a la limpieza de zonas cercanas a la catedral que ofrecieron resultados "heterogéneos" y en las que se ha prohibido mientras tanto el acceso del público.

La agencia también hizo recomendaciones para minimizar los riesgos, como limpiar el suelo de las casas con un paño húmedo o con aspiradores que tengan filtros muy potentes, lavarse a menudo las manos, quitarse los zapatos al llegar a casa o lavar juguetes u objetos susceptibles de que los bebés se los lleven a la boca.

También te puede interesar...

Difunden las primeras imágenes de la catedral de Notre Dame tras el incendio