Rusia

El 'niño prodigio del gas', nueva muerte sospechosa de un alto cargo de Putin

Desde que estallase el conflicto entre Rusia y Ucrania, las muertes en condiciones extrañas han ido aumentando en frecuencia en el país liderado por Putin. Nikolay Petrunin, el último en sumarse a la lista.

Publicidad

Otro alto cargo de Vladimir Putin ha muerto en extrañas circunstancias. Se trata de Nikolay Petrunin, un multimillonario de 46 años al que se le conocía como 'el niño prodigio del gas'. Era el vicepresidente del Comité de Energía del parlamento ruso y, desde Rusia, dicen que ha muerto por complicaciones derivadas del Covid. De hecho, aseguran que llevaba varias semanas ingresado, en estado grave, por este virus.

Nikolay Petrunin habría muerto por Covid

La muerte de Petrunin se produjo el pasado miércoles, continuando una cadena de muertes sospechosas de cargos importantes del sector gasístico del país ruso que comenzó hace unos meses. Petrunin era padre de tres hijos y, hace cuatro años, fue condecorado con la Orden de Mérito de la Federación Rusa por su implicación en labores sociales.

El presidente de la Duma (el parlamento ruso), Viacheslav Volodin, ha manifestado su pesar y apoyo tanto a los familiares como a los amigos del que fuera vicepresidente del Comité de Energía. "Nikolay Yuryevich Petrunin era una persona profesional y responsable, era respetado por sus colegas y los votantes confiaban en él. Expreso mis profundas condolencias a la familia y los amigos de Nikolay Yuryevich", ha expresado.

Sucesión de muertes sospechosas en el sector energético

La de Petrunin es la última de una lista de muertes en dudosas condiciones de personas importantes dentro del sector energético. Una lista en la que se encuentran nombres de la talla de Ravil Magánov, presidente de la compañía energética 'Lukoil', que perdió la vida tras precipitarse por la ventana del hospital en el que estaba ingesado.

Otros fallecimiento extraño fue el de Yuri Voronov, que fundó y desempeñó el papel de director general de una empresa de logística vinculada a Gazprom. Voronov fue hallado sin vida en una piscina, con una herida de bala en la cabeza. También el de Alexander Subbotin, exgerente principal de Lukoil.

Estos acontecimientos no han pasado desapercibidos entre la oposición a Vladimir Putin, que apunta directamente al FSB, el Servicio de Seguridad ruso, procedente del KGB, como el responsable de estas y otras muertes en circunstancias extrañas que se dan con cada vez más frecuencia.

Publicidad