La población de leopardos ha disminuido significativamente y se encuentran en peligro de extinción.

Estos felinos representan una parte integral de la cadena alimentaria y su desaparición de la tierra causaría un grave desequilibrio en la naturaleza. Por eso es importante conservar la especie evitando la pérdida de su hábitat.