Niño de espaldas

Publicidad

Sucesos

Un niño de 8 años muere en Rusia después de que su madre rociase su boca con gasolina y le prendiese fuego

El pequeño Andrey sufrió quemaduras en el 45% de su cuerpo y tras una agónica lucha de dos días falleció en el hospital de la ciudad rusa de Kursk. La madre después de echar gasolina en su boca prendió fuego al pequeño diciendo: "Veamos cómo se quema".

Anastasia Baulina se enfrenta a 20 de prisión por un delito de asesinato después de echar gasolina en la boca de su hijo de 8 años y después prenderle fuego.

Según relata el diario Daily Mail, la mujer rusa de 31 años entró en cólera cuando supo que su hijo reveló a su padrastro que ella le había sido infiel. Tras una dura discusión en la que la hermana del niño estuvo presente la detenida llevó al pequeño al patio y mientras echaba gasolina en la boca de Andrey dijo: "Veamos cómo se quema".

Andrey sufrió quemaduras en el 45% de su cuerpo y finalmente murió en el hospital de la localidad rusa de Kursk después de dos días de sufrimiento extremo.

Natasha, hermana de Andrey, huyó mientras la detenida y el padrastro intentaban sofocar las llamas.

Según las mismas fuentes también hay una investigación abierta para aclarar por qué el menor volvía a estar al cuidado de Anastasia Baulina después de haber estado en un orfanato.

Publicidad