NUEVA ZELANDA | WELLINGTON

Una niña de tres años sobrevive a base de lasaña después de que su madre muera

La pequeña Shylah Silbery de tres años tuvo que alimentarse sola durante dos días después de que su madre falleciera repentinamente y sobrevivió a base de queso y restos de lasaña.

Shylah Silbery y Lauren Sylbery

Publicidad

Shylah Silbery fue encontrada abrazada a su osito de peluche por la policía a los que dijo, "Mama no se despierta".

La puerta de la casa estaba cerrada y para no tirarla abajo las autoridades tuvieron que convencer a la pequeña Shylah para que moviera una mesita de café, se subiera a ella y les dejará entrar según informa el Huffington Post.

La policía visitó la casa de Wellington, Nueva Zelanda, después de recibir una llamada del tío de Shylah, Pete que se encontraba preocupado ya que llevaba un par de días sin noticias de su hermana Lauren con la que hablaba todas las noches.

Shylah: "Mamá está ahí dentro"

Pero para sorpresa de Pete, su hermana de 28 años estaba muerta, tirada junto a su cama mientras que su sobrina de tres años trataba de sobrevivir con lo que encontró en la nevera.

Shylah que logró sobrevivir bebiendo leche, comiendo queso y lasaña, fue ingresada en el hospital con síntomas de deshidratación.

Cuando le dieron el alta la pequeña tuvo que asistir al funeral de su madre. Su tío ha explicado como la escena le rompió el corazón al ver a su sobrina señalar el ataúd mientras lo descendían en la tumba, "Mamá está ahí dentro".

 

Publicidad