Una niña de 22 meses está en coma inducido tras beber detergente para lavavajillas en vez de zumo. Ocurrió en un restaurante de Francia cuando la familia estaba comiendo en el local. Los padres pidieron un zumo para la pequeña pero el camarero le trajo por error un vaso con detergente líquido que había en la cocina para lavar los platos.

Cuando la niña bebió comenzó a vomitar lo que levantó las sospechas de que lo que estaba ingiriendo no era lo que habían pedido si no una sustancia química. La niña fue trasladada al hospital donde se encuentra en coma inducido y según el padre, sin riesgo aunque podría perder el esófago.

Desde el restaurante se han comprometido a pagar los gastos médicos del tratamiento y han descartado despedir a los trabajadores involucrados.