Silla de ruedas

Publicidad

Delito de odio

Una niña de cuatro años en silla de ruedas, traumatizada después le gritaran que "no debería haber nacido"

La pequeña, que padece una enfermedad que le hace estar en silla de ruedas, se dirigía a la escuela cuando un hombre comenzó a gritarle que "no debería haber nacido y que era una carga para la sociedad".

En resumen

  • La madre de la pequeña reconoce que la situación fue "terrible"
  • La policía está investigando el ataque como un delito de odio por discapacidad

Una niña de cuatro años que está en silla de ruedas debido a una enfermedad ha quedado 'traumatizada' después de que un hombre le gritara que "no debería haber nacido". Quinn Ross, que padece una rara enfermedad infantil llamada 'enfermedad de Perthes', se dirigía a la escuela con su madre Emma y su hermano mayor Alex, de 10 años, cuando el hombre comenzó a "gritarle en la cara".

Emma, ​​de 32 años, reconoce que la situación fue "terrible". "El hombre le estaba gritando en la cara, diciendo que no debería haber nacido, que era una carga para el NHS (el servicio público de sanidad), una carga para la sociedad y que debería haberla abortado si hubiera sabido que iba a estar discapacitada", relata la mujer en una entrevista recogida por el diario británico Metro.

"Lo aparté, me fui a la escuela y fue la escuela la que llamó a la policía", asegura la madre, de Cheshunt (Reino Unido). La policía está investigando el ataque el mes pasado como un delito de odio por discapacidad.

La enfermedad que padece Quinn afecta al hueso de la cadera, lo que hace que caminar sea agonizante para ella. Ahora está en terapia después de decirle a su madre que no quería que la vieran en su silla de ruedas. "Ahora le tiene miedo a los hombres y no le gusta salir en su silla de ruedas. La dejó muy enfadad con el mundo, pero hemos tenido mucho apoyo'', cuenta la madre.

Se espera que Quinn algún día no necesite la silla de ruedas, pero actualmente solo puede caminar de 10 a 15 pasos seguidos.

Publicidad