Una niña de cinco años ha sido encontrada por la policía en un piso de Moscú entre un montón de basura y rodeada de cucarachas. Encadenada, semidesnuda, malnutrida y sin saber apenas hablar, así hallaron los agentes a la pequeña.

La prensa rusa la ha bautizado como 'la niña Mowgli'. Cuando los agentes la encontraron, le ofrecieron agua y bebió casi dos litros sin parar.

Al parecer, su madre la dejó varios días sola y ha sido encontrada en este estado. La mujer, que ya ha sido detenida, ha pasado a disposición judicial por intento de homicidio.