Una niña de 4 años de Argentina que llegó con fiebre al hospital resultó haber sido víctima de una agresión sexual. La pequeña ingresó en el hospital Fleming de Mendoza, donde le practicaron unas pruebas rutinarias, y detectaron que la niña había sido agredida sexualmente tras detectar espermatozoides en un examen de orina.

Según publica el diario Clarín, la pequeña acudió al hospital con su madre, de 25 años. La mujer explicó a los médicos que la pequeña no se encontraba bien y que tenía fiebre. La pediatra que atendió a la niña decidió dejarla ingresada al confirmar que, independientemente del cuadro febril, había sido violada.

La especialista que la atendió ha denunciado el caso. El fiscal Gustavo Del Giusti ha solicitado la detención de un hombre cercano a la familia, cuya identidad pidieron preservar para proteger a la menor.