Amelia Eldred tiene 7 años y hace escasamente un año recibió un diagnóstico devastador. Los médicos descubrieron que tenía un tumor de 10 centímetros en el fémur de su pierna izquierda. Los profesionales decidieron amputar la extremidad cuando el tumor dejó de responder a la quimioterapia, según explica el periódico estadounidense The Huffington Post.

Mediante un procedimiento médico complejo llamado rotroplastia, los cirujanos amputaron la pierna de Amelia hasta el muslo y la volvieron a colocar del revés. Esta inusual cirugía permitirá a Amelia cumplir su sueño: bailar encima del escenario.

El tumor que padece Amelia se llama osteosarcoma o sarcoma osteogénico y es el tipo más común de cáncer de huesos en los niños, generalmente afecta el fémur y la tibia en la parte superior e inferior de la pierna.

La niña fue intervenida en enero de este año en un hospital de Birmingham. Lee Jeys, uno de los cirujanos que la operaron, ha explicado que antes de que Amelia fuera operada, se despidió del tumor "perdedor". "Ella era el paciente perfecta para someterse a este procedimiento e incluso dijo 'adiós perdedor' al cáncer mientras nos preparamos para amputarlo", ha explicado Jeys.

La rotroplastia es un tipo de cirugía que se aplica a aquellos pacientes que han sufrido la amputación de su pierna a la altura del muslo, pero que conservan en óptimas condiciones el resto de su miembro inferior. Con una prótesis adecuada y rehabilitación Amelia podrá realizar actividades corrientes e incluso practicar deporte.