Publicidad

A LA PEQUEÑA LE DIAGNOSTICARON SÍNDROME DE MÖBIUS

Un niña de 2 años inconsciente y sin esperanzas de vida responde con una sonrisa a una pedorreta de su hermana mayor

Después de que los médicos comunicasen a los padres de Poppy que estuvieran preparados para lo peor, Macey la hermana mayor de la pequeña decidió mostrarle su cariño con una pedorreta en el ombligo a la que la niña contestó con una sonrisa. Así fue el principio de su nueva lucha por recuperarse.

Campaña para ayudar a que Poppy recupere la movilidad | gofundme.com

Poppy nació con solo 19 semanas de gestación durante el mes de diciembre de 2014. Desde entonces cada día se convierte en una lucha por sobrevivir. Con su esfuerzo y su entusiasmo logró importantes avances. Poppy llegó a dar sus primeras palabras, a dar sus primeros pasos y poco a poco su felicidad contagió de esperanza a toda su familia.

A la pequeña le diagnosticaron síndrome de Möbius que es una una enfermedad neurológica congénita extremadamente rara. Dos importantes nervios craneales, el 6º y el 7º, no están totalmente desarrollados, lo que causa parálisis facial y falta de movimiento en los ojos.

Pese a sus avances el pasado día 14 de diciembre, dos años después de su nacimiento, sus padres la encontraron inconsciente en su cama. La familia acudió al hospital y los médicos ante las convulsiones que sufría la pequeña decidieron hacerle una resonancia. Los resultados fueron devastadores y los facultativos dijeron a la familia que se preparasen para lo peor.

Sin embargo, Poppy ha vuelto a demostrar que no quiere dejar de luchar. El día de Navidad después de que toda la familia acudiese a la misa de medianoche y rezase por la pequeña ocurrió el milagro. La pequeña Poppy no respondía a los estímulos hasta que su hermana Macey decidió hacerle una pedorreta, soplando en el ombligo de Poppy y ésta comenzó a sonreír, tal y como relata la familia a Mirror.

Desde entonces los padres de Poppy confían en que su pequeña mejore y vuelva a recuperar el movimiento y el habla que tenía antes. Su padre ha iniciado una recogida de fondos para sesiones de fisioterapia privada que la ayuden.

Publicidad