31.999833

Publicidad

Nicolás Sarkozy

Aplazan el juicio contra Nicolás Sarkozy acusado de corrupción y tráfico de influencias

Nicolás Sarkozy se enfrenta hasta 10 años de cárcel y un millón de euros de multa por los cargos de corrupción y tráfico de influencias. Habría ofrecido a un magistrado francés del Tribunal Supremo galo un puesto a cambio de obtener información confidencial sobre otra causa en la que está implicado el expresidente.

El expresidente Nicolás Sarkozy se sentaba en el banquillo de los acusados este lunes acusado por corrupción y tráfico de influencias, por lo que se enfrenta a una pena de hasta diez años de cárcel si lo declaran culpable, pero nada más empezar el juicio se ha aplazado por problemas de salud de otro de los acusados.

Nicolás Sarkozy fue presidente entre 2007 y 2012, y además de los anteriores se enfrenta a otros dos casos legales, con un juicio ya seguro que tendrá lugar el año próximo. El expolítico conservador mantiene su inocencia e insiste en ser víctima de una amplia conspiración en su contra.

Sarkozy tiene ahora 65 años y hoy se sentará en el banquillo ante un juzgado de lo penal por, presuntamente, intentar junto a su abogado corromper a un magistrado que en aquellos años actuaba como abogado general ante el Tribunal del Supremo, Giberlt Azibert. Nicolás Sarkozy lleva retirado de la política desde 2016.

La acusación mantiene que Sarkozy y Herzog ofrecieron a Azibert conseguirle un puesto en el Consejo de Estado de Mónaco a cambio de ayuda en otra investigación judicial contra el expresidente.

Nicolás Sarkozy, Thierry Herzog y Gilbert Azibert están acusados de los mismos delitos de corrupción y para todos fiscalía pide la misma pena de prisión : hasta 10 años de cárcel y un millón de euros de sanción. A Herzog se le suma violación de secreto profesional.

Conversaciones telefónicas clave

La causa contra Nicolás Sarkozy está basada en unas conversaciones telefónicas entre Sarkozy y Herzog, en las que ambos supuestamente hablaban de cómo habían ofrecido a Azibert el puesto si ayudaba al político a conocer el estado de una investigación por la presunta recepción de fondos de la multimillonaria Liliane Bettencourt (del grupo cosmético L'Oreal) para la financiación irregular de su campaña presidencial de 2007.

"Le ayudaré, la haré ascender", dijo, presuntamente, el expresidente en una de las conversaciones de las que se han divulgado algunos fragmentos.

En Francia las comunicaciones entre cliente y abogado son secretas, pero hay una excepción cuando el letrado participa en la presunta comisión de un hecho criminal.

El juicio comienza hoy y está previsto que concluya el 10 de diciembre, pero las fechas podrían cambiar si prospera una demanda de aplazamiento de la defensa de Azibert, de 73 años, por motivos de salud.

Publicidad