Coronavirus

Los negacionistas del coronavirus y de las vacunas más influyentes en el mundo

Las corrientes negacionistas parecen estar en auge en un sector de la sociedad. A los expertos les preocupa el auge y altavoz que están teniendo las personas que niegan la enfermedad o la eficiencia de las vacunas y que tienen influencia en la sociedad, como Novak Djokovic.

Publicidad

Novak Djokovic es una de las voces más destacadas entre aquellos que no se han vacunado contra el coronavirus o han manifestado públicamente sus dudas respecto del virus. Aunque ahora es el tenista el que copa las portadas de los medios de comunicación y las conversaciones en redes sociales, lo que preocupa a muchos expertos en salud pública es que haya figuras públicas relevantes que difundan bulos sobre la vacuna o nieguen la pandemia, y entre ellos encontramos incluso mandatarios.

Por ejemplo, Donald Trump, que quitó hierro al virus incluso después de infectarse quitándose la mascarilla en señal de victoria, ahora defiende la vacuna. Quien no la quiere ni para su hija es el presidente de Brasil. Eso ha dicho esta semana Jair Bolsonaro, quien también se quitó la mascarilla siendo positivo y delante de un grupo de periodistas.

Negacionistas influyentes

Al tenista Novak Djokovic no querer vacunarse puede costarle el Open de Australia y su liderazgo en el tenis mundial, pero el deportista de 34 años no es una rareza en su país. Menos del 50% de la población serbia ha sido vacunada con la pauta completa.

Más activo es Eric Clapton. El músico hasta ha escrito canciones protesta contra el confinamiento. Le ha ayudado el incombustible Van Morrison. A ellos, su postura les ha costado críticas, pero al actor Emilio Estévez lo dejó en paro. Disney no le renovó su contrato.

Escépticos hay muchos y de todas las edades. A sus 78 años, Robert de Niro es un antivacunas declarado y cree que pueden generar autismo. Además, tampoco le gustan a Jessica Biel y a Jim Carrie.

No obstante, la reina del negacionismo será siempre Brigitte Bardot. La musa del cine francés ha llegado a declarar que no se vacuna porque es alérgica a los productos químicos.

Publicidad