Tremendas tormentas nocturnas han dejado al estado de Nebraska con calles inundadas por la lluvia y a conductores atrapados en el interior de sus coches.

No se han producido mayores incidentes.