El curioso fenómeno que tiene desconcertada a la comunidad científica fue nombrada como HTHH, por la combinación de los nombres de sus dos islas vecinas, Hunga Tonga y Hunga Ha'. En un principio se supuso que el trozo de superficie emergida del volcán se sumergería. Al no ser así, los científicos se vieron intrigados y comenzaron a estudiar la isla, sorprendiéndose el encontrar los materiales desconocidos que cubren su extensión.

Los tres materiales que componen la isla son uno arenoso con vegetación, otro parecido al material terrestre y un lodo arcilloso muy pegajoso. La confluencia de estos tres elementos tienen a los científicos desconcertados, ya que lo lógico sería que estuviera compuesta exclusivamente por ceniza volcánica.

El nuevo territorio se ha convertido en uno de los mayores quebraderos de cabeza para la NASA, que considera que este fenómeno ofrece claves para entender la vida, incluso la extraterrestre. Averiguar el motivo de cómo ha podido surgir una isla de la nada, analizar el desconocido material que forma su suelo y estudiar cómo pudo comenzar la vida en su superficie podría servirles para descubrir y entender los secretos de Marte.