Deportación

Un 'muro humano' evita la deportación de dos migrantes en Escocia

Cientos de vecinos se atrincheraron en las calles durante más de siete horas para evitar la deportación de dos afganos que habían huido "de las bombas británicas y estadounidenses", según el director de la Fundación Afgana de Derechos Humanos en Escocia.

Publicidad

Un grupo de vecinos de Glasgow, en Escocia ha conseguido que no deporten a dos inmigrantes. Los residentes se movilizaron en redes sociales al enterarse de que la Policía escocesa iba a arrestarlos para deportarles a su país. Cuando los furgones llegaron a la zona, cientos de personas acudieron al lugar y se atrincheraron en las calles levantando un 'muro humano' para evitar que se los llevasen.

Durante más de siete horas, los vecinos del barrio Pollokshields, al sur de Glasgow, impidieron el paso de los furgones de la Policía que iban a por los inmigrantes. Según el director de la Fundación Afgana de Derechos Humanos, Mohammad Asif, eran afganos que habían huido "de las bombas británicas y estadounidenses" para reportarles a su país. Esta operación la llevaba a cabo Servicio de Control de Inmigración del Reino Unido, pero gracias a la movilización del vecindario escocés, los agentes no consiguieron avanzar y finalmente tuvieron que abortar el arresto.

Por el momento, ni la Policía ni el Ministerio de Interior han ofrecido datos sobre los dos hombres a los que querían arrestar, aunque sí han anuncido que los han puesto en libertad.

Una deportación sin apoyos

Al grito de "dejad a nuestros vecinos en paz" o "policías fuera de mi barrio", cientos de escoceses lograron evitar la deportación de los migrantes, con una protesta pacífica donde nadie resultó herido.

Esta situación ha sido condenada por varias cara conocidas de la política escocesa, como por ejemplo por la ministra especial de Escocia, Nicola Sturgeon, que ha manifestado su "profunda preocupación" por la acción del Ministerio del Interior. "El problema más profundo es la pésima política de asilo e inmigración", ha criticado en su perfil de Twitter. Por otra parte, ya ha anunciado que sus servicios "están llevando a cabo una investigación urgente y están dispuestos a ofrecer toda la asistencia necesaria a los detenidos".

La decisión de finalmente no llevar a cabo la operación también ha sido aclamada por el secretario de Justicia de Escocia, Humza Yousaf, a través de sus redes sociales. Además, ha cuestionado fuertemente la actuación del Ministerio de Interior británico. “Déjenme ser claro, el entorno hostil creado por el gobierno del Reino Unido no es bienvenido aquí”, ha asegurado. También ha publicado una carta oficial pidiendo "una alianza progresista (con los MSP laboristas) para resistir las draconianas políticas de inmigración del gobierno del Reino Unido".

Incluso la Policía escocesa ha dejado claro que no estaban colaborando con en esta operación y que tampoco fue idea suya. "La llamada fue realizada por el Servicio de Control de Inmigración del Reino Unido después de que un grupo de manifestantes se reuniera en la dirección a la que asistía personal de UKIE. Hay agentes en el lugar para vigilar la protesta y garantizar la seguridad pública", han señalado en su cuenta de Twitter.