Aaron Schlossberg, un abogado neoyorquino que hace unos días criticaba que varios empleados de un restaurante de Manhattan hablaran en español con unos clientes y amenazó con llamar a Inmigración, fue despedido de su buffete de abogados tras hacerse viral el vídeo en las redes sociales.

Ahora, se ha iniciado un crowdfunding en el que se han recaudado más de mil dólares con los que se envió este fin de semana una banda de mariachis a la puerta de su casa.

Sin embargo, tras conocerse la colecta que se estaba montando, más de cien personas se unieron a la fiesta mexicana y con música y comida estuvieron frente a los apartamentos de Schlossberg.