Afganistán

El mulá Baradar será el líder del nuevo Gobierno de Afganistán

Los talibanes forman su nuevo gobierno en Afganistán después de que el pasado 31 de agosto las diferentes embajadas salieran del país. Mullah Baradar, hijo del Mullah Omar, se perfila como el nuevo líder.

Publicidad

Mullah Baradar, hijo del Mullah Omar, se perfila como el nuevo líder del nuevo gobierno en Afganistán. Los talibanes ultiman la formación del Gobierno.

Junto a él se encontrará Mullah Mohammad Yaqoob, hijo del difunto fundador de los talibanes, Mullah Omar. También por Sher Mohammad Abbas Stanekzai. Ambos ocuparán altos cargos el gobierno.

Este último ejerció las funciones de diplomático para el grupo, reuniéndose con representantes y ministros de otros gobiernos en la región.

Desde que los talibanes tomaron Kabul el pasado 15 de agosto, el grupo ha emitido mensajes asegurando que su nuevo Gobierno será inclusivo y que incluirá figuras fuera de la insurgencia talibán.

Este nuevo gobierno está presente en varias zonas del mundo, esperando ver si cumplen la afirmación de respetar los derechos de las mujeres, entre otros. Sin embargo, las cifras de venta de burkas han aumentado un 30% y, además, muchas de ellas han pasado a comprar online.

La UE estudia su relación con los talibanes

Los ministros Exteriores de la Unión Europea (UE) se han reunido para debatir sobre qué relación deben tener con los talibanes. Se asume que, para cumplir con las dos prioridades, deben tratar directamente con ellos.

Josep Borrell insiste en que relacionarse con ellos "no significa reconocimiento". Sin embargo, distingue entre dos reconocimientos. El primero es "factual" para resolver problemas prácticos y el segundo "político" que está basado en condiciones y requiere tiempo para ver cómo evolucionan sus acciones y si cumplen nuestras condiciones.

La UE quiere tener presencia en Kabul "si se cumplen las condiciones de seguridad" para coordinar la evacuación de las personas que no han podido salir del país antes del pasado 31 de agosto.

Las conversaciones con los talibanes se llevarán a cabo, siempre y cuando Afganistán "no sirva para una base de exportación de terrorismo".

Publicidad