Guerra Rusia y Ucrania

La mujer de un soldado ruso le da permiso para violar a mujeres ucranianas: "Solo usa protección"

La pareja ha negado que sean los autores de la llamada permitiendo las violaciones, aunque la investigación indique que sus voces coinciden.

Imagen de archivo de varios soldados en un tanque ruso en una carretera cerca de Armiansk, Crimea

Imagen de archivo de varios soldados en un tanque ruso en una carretera cerca de Armiansk, Crimea Efe

Publicidad

Los servicios de seguridad ucranianos interceptaron una llamada telefónica entre un soldado ruso y su mujer. En ella puede escucharse cómo la mujer concede permiso para violar a mujeres ucranianas.

Así lo indica una investigación de RadioFreeEurope/RadioLiberty. El Servicio de Seguridad de Ucrania (SSU) dijo que interceptó la llamada entre ambos a principios de mes en Jersón.

En un extracto de la llamada, difundido por la SSU, se puede escuchar a una mujer dando el visto bueno a su marido para cometer un crimen de guerra. "Ve allí, viola a mujeres ucranianas y no me digas nada", se escucha.

En la conversación también se la escucha reír antes de que el soldado ruso pida permiso explícito. "Sí, lo permito", responde la mujer. A lo que seguidamente le dice: "¡Solo usa anticonceptivos".

¿Quién es la pareja de la conversación?

La investigación de Radio Liberty averiguó que Roman Bykovsky y su esposa, Olga Bykovskaya, eran la pareja que estaba detrás de la llamada de teléfono. Ambos nacieron a unos 350 kilómetros al suroeste de Moscú y se mudaron a Crimea, unos años antes de que se anexionase a Rusia.

Cuando Roman Bykovsky fue contactado por Radio Liberty, confirmó su identidad y dijo que se encontraba en Sebstopol, el puerto de Crimea. Sin embargo, negó ser el hombre de la llamada. Su mujer confirmó que su esposo estaba allí y que había sido herido.

A pesar de la negativa, sus voces coinciden con las escuchadas en la llamada, según informa Radio Liberty. El soldado ruso no ha sido acusado de violación y no se han presentado cargos contra la pareja.

La llamada se registró en un momento donde se registraron numerosas denuncias de mujeres ucranianas que habían sido violadas por los soldados rusos durante la invasión rusa. Human Rights Watch (HRW) documentó las primeras denuncias de violación.

Publicidad