EN ARIZONA

Una mujer mata de hambre a su hijo de tres años y guarda su cuerpo en un baúl de juguetes

La madre ha sido declarada culpable de asesinato en primer grado y abuso infantil. Ella y su marido fueron detenidos después de que la policía encontrara restos humanos de su hijo en un baúl de juguetes de plástico.

Baúl de juguetes

Publicidad

EN ARIZONA

Una mujer mata de hambre a su hijo de tres años y guarda su cuerpo en un baúl de juguetes

La madre ha sido declarada culpable de asesinato en primer grado y abuso infantil. Ella y su marido fueron detenidos después de que la policía encontrara restos humanos de su hijo en un baúl de juguetes de plástico.

Una mujer de Arizona acusada de matar de hambre a su hijo de 3 años y de guardar su cuerpo en un baúl de juguetes ha sido declarada culpable de asesinato en primer grado y abuso infantil. Raquel Barreras, de 44 años, fue condenada el pasado viernes.

Según publica Fox News, los fiscales dijeron que la mujer y su marido Martin mataron de hambre a su hijo Roman al no permitir que nadie lo alimentara. Raquel se declaró culpable del crimen y su abogado dijo que ella era una adicta a las drogas.

En las declaraciones iniciales, su defensa rechazó las afirmaciones de asesinato y dijo que Roman era un niño "médicamente comprometido". El matrimonio fue detenido en marzo de 2014 después de que se encontraran restos humanos de su hijo en un baúl de juguetes de plástico, en el patio trasero de una casa donde vivía la familia.

Según la policía de Tucson, los restos fueron descubiertos por un propietario que estaba limpiando la casa mientras la familia estaba en proceso de mudarse. Se cree que Roman murió en algún momento entre la primavera de 2013 y enero de 2014 y, según un informe de la autopsia, murió de inanición y abandono.

La pareja tiene otros cuatro hijos. En 2014, las autoridades informaron que sus tres hijos más pequeños, que eran menores de edad, fueron entregados a los Servicios de Protección Infantil (CPS). La policía dijo que los otros niños no parecían tener ningún signo de abuso, pero que según los informes, los niños no asistían a la escuela regularmente.

El jefe de la policía de Tucson, Roberto Villasenor, dijo que la familia había tenido contacto previo con el CPS y que la agencia se había llevado a los niños antes, pero se los devolvió a los padres.

El padre del pequeño también fue acusado de asesinato en primer grado y está programado para ser juzgado en agosto. Se espera que Raquel Barreras sea sentenciada el 22 de julio.

Publicidad