Alzheimer

Una mujer hace creer a su marido que padece Alzheimer para robarle su fortuna en Connecticut

Una mujer estuvo engañando a su marido durante 20 años para robarle 600.000 dólares. Le hizo creer que padecía Alzheimer con el objetivo de quedarse su dinero.

Señora mayor

Publicidad

Esta historia podría haber sido sacada de una película. Una mujer ha sido detenida después de haber estafado a su marido durante al menos 20 años, le hizo creer que padecía la enfermedad de Alzheimer para robarle su dinero.

La policía ha llevado a cabo una investigación que ha durado meses. Finalmente, Donna Marino, de 63 años, fue arrestada el pasado 27 de octubre en Connecticut, Estados Unidos. Los investigadores solo tuvieron que repasar el listado de irregularidades para darse cuenta de que no se trataba de un error puntual.

Explicación de la Policía

La Policía ha explicado a través de un comunicado que la mujer ha sido acusada de falsificar la firma de su esposo en cheques de pensión y de seguridad social. También, se le acusa de haber hecho lo mismo con los acuerdos de compensación laboral, así como otros documentos legales.

Después depositó los fondos en una cuenta bancaria secreta. Con el tiempo, la mujer dio forma a un suculento botín de 600.000 dólares. Donna Marino, la mujer acusada, confesó que consiguió llevar a cabo el fraude convenciendo a su marido de que padecía la enfermedad progresiva que afecta a la memoria, así como otras importantes funciones mentales.

La mujer le engañaba haciéndole creer que su "diagnóstico" le impedía ir al banco y, por tanto, no poder descubrir el bajo saldo de sus cuentas. De esta manera, el marido no podía sospechar que la mujer le estaba estafando.

Cómo descubrieron la estafa

El esposo de Danna Marino, de 78 años, y su hija adulta, Elena, notificaron por primera vez el fraude a la policía en marzo de 2019, según explican desde el Washington Post. La hija le dijo a la Policía que descubrió el presunto robo al hallar "papeleo financiero" en su casa de Connecticut, y que creía que su esposa le había estado robando dinero a su padre desde 1999.

El marido explicó que siempre había sido la mujer la encargada de llevar las finanzas, por lo que él no tenía ni idea de que le estaba quitando el dinero. En su relato, el hombre se mostró tan incrédulo como decepcionado. Sin embargo, tiempo más tarde, el hombre decidió no presentar cargos.

Finalmente, tras pedir el divorcio en 2020, volvió a contactar con las fuerzas de seguridad para trasladar su caso. En esta declaración, explicó “el fraude que habían sufrido las ganancias monetarias durante décadas”, Danna Marino se reunió con los investigadores y acabó revelando todo lo que había ocurrido.

Publicidad