Una mujer de New Hampshire ha ganado 560 millones de dólares en la lotería pero de momento no ha cobrado el premio ya que para hacerlo debe dar a conocer su identidad, según marca la ley.

La afortunada compró el boleto ganador en el Reed's Ferry Market de New Hampshire el pasado 6 de enero, pero el premio no se podía reclamar hasta el día 22.

Ahora, ha puesto una demanda para poder cobrar los 560 millones de dólares y seguir en el anonimato.