Encuentra un jarrón chino en un armario

Publicidad

Asombroso descubrimiento

Una mujer encuentra un jarrón chino valorado en 10 millones olvidado en un armario

El asombroso hallazgo ha ocurrido en una finca rural de Holanda. La protagonista tiene 80 años y el jarrón -al menos- tres siglos. Nada más verlo decidió consultar con un experto en arte que corroboró que se trata de una pieza histórica de enorme valor.

No es la primera vez que una joya del arte se esconde bajo una enorme capa de polvo. Ha pasado con cuadros de grandes pintores, con valiosas joyas, con esculturas... ahora se trata de un jarrón chino que ha permanecido durante décadas en el fondo de un armario de una finca rural en Holanda.

Los expertos saben que en muchas ocasiones el valor de las piezas puede pasar inadvertido pero esta vez la autora del descubrimiento decidió acudir a un entendido que se sorprendió en cuanto vio el jarrón chino.

La anciana que lo encontró decidió consultar a un experto

El jarrón chino llevaba décadas en un armario, la exquisita pieza ha 'sobrevivido' en muy buenas condiciones al paso del tiempo. La anciana que la ha encontrado se puso en contacto con el especialista de arte Bosch van Rosenthal. Una vez analizada la pieza y convencido de que su valor era enorme envió un correo electrónico a la casa de subastas Sotheby´s en Asia según ha contado al medio especializado The Value su presidente Nicolas Chow.

Chow se quedó tan impresionado que cogió un avión a Holanda para verlo con sus propios ojos.

La pieza puede ser de la dinastía Qing

Una vez analizado el jarrón, la conclusión es que podríamos estar ante una pieza de la dinastía Qing del siglo XVIII. Asegura Chow que la exquisita porcelana ya había formado parte del catálogo de Sotheby´s en Londres en 1954 y que fue comprada por un coleccionista neerlandés lo que explica que haya sido encontrada en Holanda.Saldrá a subasta y su valor de partida es de 10 millones de dólares, más de 9 millones de euros.

Sigue siendo un misterio porque una joya tan llamativa terminó a oscuras, lejos de las miradas que podrían haber disfrutado de su belleza durante tantos años.

El experto ha asegurado que se trataban de piezas muy difíciles y muy caras de producir. El jarrón estuvo en el salón más grande del Palacio de la Pureza Celestial de la Ciudad Prohibida donde el emperador celebraba sus grandes consejos.

Publicidad