Policía de Viena

Publicidad

Parricidio

Una mujer asfixia a sus tres hijos y alerta a la policía: "He matado a mis pequeños"

Una mujer ha asfixiado hasta la muerte a sus tres hijos, un bebé de ocho meses y dos niñas de 9 y 3 años y ha alertado después a la policía en Viena.

El suceso ha tenido lugar en el distrito vienés de Donaustadt, en Austria, cuando una mujer de 31 años ha asfixiado a sus tres hijos y ha alertado a la policía para confesar su crimen.

Las víctimas son un bebé de ocho meses y dos niñas de 3 y 9 años. La progenitora, de origen nepalí, llamó la madrugada del sábado a las 05:30 horas y confesó por teléfono el suceso. "He matado a mis pequeños", declaró según fuentes del diario local 'Kronen Zeitung'.

Las autoridades policiales llegaron al apartamento de la mujer y encontraron los cuerpos sin vida del bebé y la menor de 3 años. La pequeña de 9 estaba en otra habitación y presentaba graves dificultades respiratorias, por lo que fue trasladada de urgencia al centro hospitalario, donde falleció después de un intento de reanimación de una hora. El informe policial ha adelantado la asfixia como causa de la muerte pero la autopsia aún no lo ha confirmado.

Las fuentes policiales investigan un intento de suicidio por parte de la madre tras encontrar lesiones autoinflingidas en forma de cortes en su cuerpo. Las heridas no eran graves por lo que pasó directamente a retención policial para prestar declaración.

Orden de alejamiento paterno

El padre, un hombre de 44 años, estaba trabajando en un restaurante cuando ocurrió el suceso, según ha informado el diario local. La relación de la pareja cuenta con algunos hechos problemáticos que serán parte de la investigación policial. Dos semanas antes del parricidio, los padres de las niñas mantuvieron una agresiva discusión que produjo una orden temporal de alejamiento hacia el padre.

La Oficina de Bienestar Juvenil austriaca descartó entonces el peligro de los niños dentro del núcleo familiar y ha admitido ahora que el crimen era "impredecible". Andrea Friemel, portavoz del organismo, ha confirmado que esta familia estaba desde hace dos semanas controlada por los episodios de violencia entre los progenitores.

Los familiares cercanos de los padres han declarado sobre el estado psíquico de la madre. Afirman tener constancia de que estaba pasando un mal momento desde el nacimiento de su tercer hijo.

Publicidad