Afganistán

Una mujer afgana vende a su hijo de año y medio para poder costear la operación de su hija

La mujer vive en un campamento de desplazados de Kabul y ha entregado a su hijo, de año y medio, por 280 euros.

Tres niñas afganas

Publicidad

Una mujer afgana ha vendido a su hijo de un año y medio por 30.000 afganis, unos 280 euros. La mujer ha tomado esta decisión para costear la atención médica que necesita su hija enferma, de 13 años. La mujer es procedente de la provincia de Baghlan y vive ahora en un campamento de desplazados de Kabul. Su marido se encuentra desaparecido desde el año pasado, explica a la cadena 'Tolo News'. "No tenía más remedio que vender a mi hijo. Nadie quiere hacer algo así", lamenta la mujer.

Medio millón de personas se han visto desplazadas en Afganistán en los últimos meses, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, una cifra que aumentaría si los servicios de salud, las escuelas y la economía acaban colapsando bajo el nuevo régimen talibán.

El Ministerio para los Refugiados creado por los talibán todavía no les ha prestado atención alguna. "Vinieron aquí y nos hicieron unas encuestas, pero hasta ahora no nos han dado ayuda alguna. Nos vamos a morir de hambre si esto sigue así", lamenta otra desplazada.

Los talibanes implementarán la Constitución monárquica de 1964

Los talibanes anunciaron este martes su decisión de implementar temporalmente la Constitución de 1964 para su actual Gobierno interino, reviviendo una Carta Magna que data de la era monárquica de Afganistán, exceptuando aquellos artículos que vayan en contra de sus principios y de la sharía o ley islámica.

"El Emirato Islámico hará cumplir la Constitución de la era del rey Mohammad Zahir Shah de manera temporal, excepto aquellas partes que estén en contradicción con la sharía islámica y los principios del Emirato islámico", dijo hoy en un comunicado la oficina de prensa del Ministerio de Justicia.

La antigua Constitución afgana, implementada entre 1964 y 1973, ha sido considerada como una de las más moderadas del país por sus garantías sobre los derechos democráticos e islámicos de los afganos y su compatibilidad con las convenciones internacionales.

Publicidad