Gestación subrogada

Una mujer de 56 años dará a luz a su propia nieta en noviembre

La mujer decidió ser madre subrogante de su hijo y su nuera tras los problemas de fertilidad de esta última. Asegura estar ansiosa por dar a luz a su nieta.

Mujer de 56 años embarazada de su nieta

Mujer de 56 años embarazada de su nieta SWNS

Publicidad

Con 56 años, Nancy Hauck decidió ser madre gestante de su propio hijo. Su nuera, de 30, Cambria, se había sometido a una histerectomía tras años de tratamientos, lo que le impedía ser madre y cumplir el sueño de Jeff, su pareja.

Nancy, sabiendo que a su hijo quería ser padre, decidió ofrecerse sin ni siquiera consultarlo con su marido a portar en su vientre el embrión de ambos, una propuesta que sorprendió a su familia y emocionó a la pareja, que llevaba tiempo con problemas de fertilidad.

"Cuando se lo dije a mi hijo lloró y se sorprendió. Ni siquiera se lo había dicho a mi esposo en ese momento", explica. "Nadie pensó que fuese posible por mi edad, pero los médicos dijeron que estaba sana y podía ser portadora".

Tras someterse a un examen médico, los análisis reflejaron que podía ser una portadora viable. El problema: tenían que actuar antes de que llegase la menopausia, por lo que decidieron ponerse manos a la obra.

En enero de este año, Nancy comenzaba un tratamiento hormonal diario, con una duración de doce semanas, que en febrero permitía que el embrión fertilizado de la pareja se transfiriese a su útero sin problemas. "Al principio fue un poco aterrador", cuenta. "Habían pasado 26 años desde que tuve un bebé". Ahora, sin embargo, asegura sentirse poderosa y feliz de poder llevar en su vientre a la que será su nieta.

"El embarazo ha sido muy similar al de mi hijo, pero he estado un poco más mareada".

Mujer de 56 años embarazada con su familia
Mujer de 56 años embarazada con su familia | SWNS

Su hijo y su nuera, agradecidos

A tan solo dos meses del nacimiento de la bebé, su hijo y su nuera le agradecen infinitamente esta muestra de amor. Aseguran sentirse felices con la experiencia y destacan la entrega de Nancy.

"Está sacrificando mucho por nosotros y nuestra familia", explica Cambria. "Ha sido muy hermoso ver a Nancy llevar a nuestra dulce niña porque sabía lo complicado que podía ser el proceso y dudaba de que se hiciese realidad".

Ahora, todos esperan ansiosos la llegada de la niña, que se sumará a los dos gemelos de 11 meses que el matrimonio ya tiene fruto también de un tratamiento hormonal de fertilidad realizado antes de la histerectomía.

En este caso, la pareja tenía guardados siete embriones congelados que esperaban implantar en algún momento de sus vidas, vidas que este 2022 han cambiado para siempre.

Publicidad