Publicidad

Funeral duque de Edimburgo

La muerte del duque de Edimburgo y la edad de Isabel II pone el foco sobre el futuro de la monarquía británica

Con doce siglos de historia, la corona británica vuelve a enfrentarse al reto de su continuidad, ahora en manos del príncipe de Gales y sus hijos. Aunque esta institución sigue siendo la opción mayoritaria para los ingleses.

Durante el funeral del duque de Edimburgo todas las miradas han recaído sobre los príncipes William y Harry, los hijos del heredero a la Corona, Carlos de Inglaterra, porque sobre ellos recae el futuro de la institución. Era el reencuentro más esperado después de la polémica entrevista de Meghan y Harry con Oprah Winfrey y después de conocerse que no iban a caminar juntos durante el cortejo fúnebre.

Debido al distanciamiento entre ambos hermanos, cualquier contacto entre ellos se considera positivo por pequeño que sea. El objetivo hoy era transmitir una imagen de unidad y la de los dos hijos del príncipe de Gales durante el funeral ha potenciado las especulaciones sobre un acercamiento para el que habrían sido clave la esposa del duque de Cambridge, Kate Midleton, y su primo mayor Peter Philips.

Con doce siglos de historia, la corona británica vuelve a enfrentarse al reto de su continuidad. Aunque su popularidad ha caído 6 puntos en los últimos dos años, esta institución sigue siendo la opción mayoritaria para sus ciudadanos. "La monarquía es como la respuesta para evitar una disgregación del mundo británico", dice José Luis Orella, profesor de Historia en la Universidad San Pablo CEU.

El Brexit, el independentismo escocés y la crisis de la covid ponen a la monarquía inglesa a prueba

El Brexit, el independentismo escocés, la crisis por la covid... son muchos los frentes abiertos para la institución. La reciente muerte de Felipe de Edimburgo añade inestabilidad a la institución de la que Isabel II ha sido el epicentro durante más de 69 años. Pero la monarca no es eterna y a sus noventa y cuatro años se multiplican las incógnitas sobre el futuro de una institución que es el símbolo del Reino Unido en el extranjero: la familia real británica.

La abdicación de la reina parece descartada, pero, de ser así ¿Quién la sucedería? "Puede que igual Carlos no conecte con el espíritu más dinámico y mucho más abierto de Londres, pero desde luego entra muchísimo más en ese mundo más conservador del centro sur de Inglaterra, y que les gustan los cambios de una manera pausada", explica el profesor.

Carlos, es visto como un rey de transición que daría el relevo a Guillermo y, según las encuestas, el aspirante favorito al trono. "Una es cuestión es Harry y otra cuestión es Guillermo. Y a Guillermo siempre lo han preservado y ha intentado dar una imagen de la serenidad de su padre y de la relación directa de su madre con el pueblo", continúa.

Además de estabilidad, la monarquía supone un gran negocio que anualmente aporta 1.700 millones de euros gracias a su efecto en el turismo, la moda y en otras industrias.

Publicidad