Una mujer de 58 años ha fallecido y su marido se encuentra en estado grave a causa de una explosión tras una fuga de gas accidental en Charlotte, Carolina del Norte. La deflagración provocó un incendio en la vivienda de la pareja.

Según las autoridades, el hombre olió a gas momentos antes del siniestro. La onda expansiva afectó algunas viviendas cercanas sin causar heridos.