Una ballena de ocho metros y unas diez toneladas ha quedado varada en una playa de Tongoy, en Chile.

Durante más de seis horas la armada chilena y lugareños intentaron devolverla al mar tanto como pudieron, sin embargo y tras todos los esfuerzos puestos en salvarla, la ballena murió.

Este tipo de ballenas puede llegar a medir hasta 27 metros.