A Lachlan Foote le quedaban apenas 24 horas para cumplir los 22 años cuando sus padres lo encontraron muerto en el baño del piso de su casa, al oeste de Sydney, el día de Año Nuevo, en 2018.

Hace una semana que sus padres conocieron el informe del forense y, por fin, pudieron conocer todos lo detalles acerca de la defunción de su hijo. Según el informe, el joven murió al consumir una cantidad letal de cafeína, según informa el padre a través de Facebook.

Al parecer, el chico sobrecargó su batido de proteínas con cafeína pura, sin tener en cuenta las fatales consecuencias que a continuación le sucederían. Una cucharadita de este complemento supone lo mismo que 50 tazas de café.

Es por ello que, Nigel Foote, padre del joven, decidió colgar en su muro de Facebook la historia de su hijo, para explicar con franqueza lo que le sucedió a su pequeño con la esperanza de que pudiera 'salvar' la vida de otra persona.

De acuerdo con la Fundación Alcohol y Drogas de Sidney, el consumo de cafeína con alcohol supone una "gran presión para el cuerpo" e incluso puede enmascarar algunos de los efectos del alcohol. Lachlan consumió su batido cargado de cafeína después de regresar a casa después de una noche bastante tranquila con sus amigos, según relata su padre.

El afligido padre también declaró en la red social que no culpaba a quien compartió el polvo de cafeína con Lachlan, dado que probablemente tampoco tenían ni idea de lo peligroso que podía llegar a ser. "Es escandaloso que este producto no haya sido prohibido en Australia", escribió.

"Mezclar dos cucharadas del polvo en una bebida es lo mismo que beber 70 Red Bulls a la vez, lo que podría matarte", indica la hoja de datos de la Universidad de Cornell.