VÍDEO: Un tiburón deja que varios peces le limpien la boca

Publicidad

Nueva Zelanda

Muere una joven de 19 años por el terrible ataque de un tiburón en Nueva Zelanda

Kaelah Marlow, de 19 años, natural de Hamilton, en Nueva Zelanda, no imaginó que su aventura en la playa de Waihi terminaría en tragedia. Un tiburón atacó a la joven y las heridas que le provocó el escualo causaron su muerte.

Un terrible ataque de tiburón acaba con la vida de una mujer en Nueva Zelanda. El suceso tuvo lugar este pasado jueves en la playa de Waihi, en la homónima ciudad de la Isla Norte neozelandesa. El incidente llama especialmente la atención porque según confirman las autoridades policiales estos ataques no suelen ser comunes en las aguas del país oceánico. El departamento de Conservación de Nueva Zelanda subraya que en los últimos 170 años sólo habían sucedido 13 ataques mortales de tiburón en el país. El último en 2013 en la playa de Muriwai.

La joven perdió la vida tras el ataque del tiburón

En un comunicado, la policía ha informado que Kaelah Marlow de 19 años, falleció a raíz de las heridas provocadas por un tiburón, a pesar de ser atendida por los servicios de emergencia. "La policía expresa nuestro más sentido pésame a la familia y seres queridos de Kaelah en este momento tan difícil".

Uno de los residentes, Robert Long, ha confirmado que el incidente ha sido un varapalo para la comunidad de la Bahía de Plenty. "Aunque no la conocía, vengo a la playa casi todos los días, así que sentí que tenía que presentar mis respetos", explicó el lugareño.

Se había informado de la existencia del tiburón en la playa

Robert Long ha explicado que a principios de semana vio a un tiburón en el agua y que rápidamente informó a los guardacostas locales, que ya han pedido a la población que se mantenga alejada del agua. "Pensé que era una raya al principio, pero luego se acercó y me di cuenta de lo que era". Los medios locales aseguran que la playa había sido cerrada varias veces esta semana debido a avistamientos de tiburones.

Este viernes se ha instalado la prohibición de acceso desde el extremo norte de la playa de Waihi hasta las cabezas de Bowentown. Tampoco se permite la recolección de mariscos en esta zona hasta dentro de una semana y nadar en el lugar en el que ocurrió el incidente. El operativo en el que se han desplegado varias motos acuáticas y un helicóptero para localizar al escualo, sigue en marcha.

Publicidad