Fachada del hospital en el que ingresó el paciente

Publicidad

EN MANCHESTER

Muere un hombre con síndrome de Down en un hospital por no recibir alimento durante diez días

El hombre acudió al hospital después de sufrir una caída en la residencia en la que vivía. Una vez ingresado en el centro, estuvo 10 días sin recibir alimento debido a una "falta de comunicación e inacción" por parte del personal.

| Reino Unido
| 26.03.2019 19:03

Un hombre de 61 años de edad con síndrome de Down ha fallecido después de 10 días sin recibir alimento debido a una "falta de comunicación e inacción" por parte del personal del hospital Manchester Royal Infirmary.

Giuseppe 'Joe' Ulleri sufrió una caída en su casa e ingresó en el hospital el 26 de febrero de 2016. Se fracturó la pelvis, la muñeca y el cuello, pero los médicos no le dieron importancia a sus lesiones y solo le atendieron después de que sus cuidadores lo llevaran de regreso al hospital un día después debido a que no podía caminar ni tragar adecuadamente.

Su dificultad para tragar se prolongó durante varios días, lo que llevó a que el personal decidiera no darle nada por vía oral y colocarle un tubo de alimentación nasogástrico para evitar que se ahogara el 9 de marzo. El paciente encontró el tubo incómodo y fue retirado un día después.

Según publica el diario Daily Mail, las demoras para decidir la mejor manera para alimentarlo provocaron que Joe pasara 10 días sin nutrición, lo que provocó que se "consumiera" antes de morir el 20 de marzo. Los familiares han asegurado al médico forense que habían expresado su preocupación por su falta de alimentos y describieron que el hospital tenía "edificios de primera categoría pero atención médica de tercera categoría".

El juez de instrucción de Manchester City, Angharad Davies, señala que "Joe fue atendido por una gran variedad de personal, desde enfermeras, especialistas en el habla y dietistas". "Se tomó la decisión de que sería 'nulo por la boca' debido a las preocupaciones de que podría llevar comida a sus pulmones. Se instaló un tubo de alimentación naso-gástrico, pero resultó problemático y solo se colocó durante 24 horas", explica.

"Después de eso, Joe se mantuvo durante un largo período de tiempo sin apoyo nutricional, lo único que recibió fue durante las 24 horas en que se colocó el tubo", añade.

Los familiares dicen que se le negó comida durante 10 días debido a una falta de comunicación y una falta de acción del personal, lo que lo llevó a desarrollar una neumonía fatal. Su hermano Peter dijo que anteriormente había expresado su preocupación por Joe cuando lo visitó dos días antes de su muerte, ya que "había perdido una cantidad significativa de peso". Dos días después, falleció con sus hermanos junto a su cama.

Publicidad