Un paciente recostado en una cama de hospital

Publicidad

Reino Unido

Muere de cáncer una enfermera tras recibir dos diagnósticos erróneos

La mujer falleció de un cáncer en el ovario que se complicó por una serie de errores por parte de los médicos.

En 2013 Catherine Jones, enfermera del Hospital Wrexham Maelor en el norte de Gales fue operada para eliminar un quiste que tenía en el ovario. Los médicos descartaron realizarle una biopsia para comprobar si el quiste era cancerígeno.

Un par de años después, en 2016, tuvo que ser ingresada de urgencia. Allí le detectaron que tenía un tumor en el ovario que estaba muy extendido. Tras la intervención, por la cual se le extirpó el útero a la enfermera, los médicos le volvieron a informar que se había librado de la enfermedad.

Sin embargo se trataba de otro error por parte de los médicos ya que la enfermera murió al cabo de un par de meses. Desde su muerte, su marido no ha parado de investigar las causas que llevaron a la muerte a su mujer.

"Se le privó de su futuro y no tendría que haber sufrido. Debería estar celebrando su 40 cumpleaños esta semana pero el hospital para el que trabajaba le fallo", explica en una entrevista para el 'Daily Mail'. Tras cuatro años de lucha el hospital ha admitido las acusaciones de negligencia en el caso de Catherine Jones.

Publicidad