Una bandera de EEUU preside el maratón

Publicidad

EEUU

Muere un anciano tras ser golpeado por pedir a otro hombre que usara mascarilla en Nueva York

Es la primera vez que un hombre muere por un enfrentamiento de este tipo en Nueva York. El hombre, de 80 años, exigió el uso de la mascarilla a otro cliente. En respuesta, éste le empujó contra el suelo, un golpe que causó la muerte del anciano cinco días después.

Donald Lewinski, de 65 años, ha sido acusado de homicidio negligente después de, supuestamente, haber empujado y causado la muerte de Rocco Sapienza, un hombre de 80 años que le recriminó no llevar la mascarilla en un bar de Buffalo, Nueva York.

Las cámaras de seguridad recogen cómo el hombre de 65 años se levanta varias veces de la mesa sin hacer uso de la mascarilla, hasta que Sapienza, que sí se cubrió el rostro, se acercó para llamarle la atención.

Ante su negativa de usar la mascarilla, Lewinski le empujó, provocándole un fuerte golpe en la cabeza contra el suelo. Pocos días después, el hombre de 80 años se sometía a una operación cerebral, aunque sin éxito. Murió el pasado jueves.

Según informa el diario `Independent´, Lewinski fue arrestado y acusado de homicidio el pasado lunes, y podría enfrentarse a una pena de hasta cuatro años de prisión. Al día siguiente, se declaraba inocente ante el tribunal del condado de Erie.

De acuerdo con la Fiscalía, éste sería el primer caso de muerte relacionado con el uso de la mascarilla en establecimientos en el estado de Buffalo. "Es más que triste", añadía John J. Flynn, fiscal del condado. "Este tipo de situaciones ha seguido aumentando y esto debería hacer que todos se detuvieran y se pensaran dos veces cómo queremos comportarnos como sociedad durante esta pandemia", informaba el periódico Independent.

Otros casos mortales por enfrentamientos en EEUU

A este acontecimiento le siguen meses de tensión por las medidas de seguridad implantadas en el país: debates que suelen acabar en violencia, peleas que acaban a golpes entre clientes y ataques a decenas de trabajadores que exigen el cumplimiento de las normas.

Si bien el caso de Sapienza y Lewinski es el primero en ese estado, existen otros casos mortales en EEUU. En Nueva York, una mujer murió en abril después ser empujada por un paciente del hospital de Brooklyn tras considerar que no estaba cumpliendo con la distancia de seguridad. Y en Michigan, un guardia de seguridad de una tienda disparó en mayo a un cliente que le discutió que su hija no necesitaba llevar mascarilla dentro del local.

Publicidad