Hospital del Reino Unido

Publicidad

Error médico

Muere una adolescente por un cáncer mal diagnosticado para el que le recetaron antibióticos

La menor, de 13 años, acudió al hospital por una intensa tos. Tras hacerle una radiografía y ver que tenía una mancha en el pulmón, le enviaron a casa.

En resumen

  • El hospital ha abierto una investigación interna

Una adolescente de 13 años ha fallecido en Salisbury, Inglaterra, debido a un cáncer mal diagnosticado. La menor acudió junto a su madre al hospital debido a una fuerte e intensa tos y tras haber perdido peso las últimas semanas. Tras realizarle una radiografía y detectarle una sombra en el pulmón, le enviaron a casa con antibióticos, según denuncia la mujer.

No obstante, un radiólogo observó la radiografía y ordenó llamar a la paciente, al catalogar el caso como 'código rojo'. Sin embargo, debido a las horas, el tratamiento al que se debía someter tuvo que ser pospuesto. Al día siguiente, los médicos le extrajeron el líquido que obstruía sus pulmones, pero la menor fallecía horas después.

Su madre denuncia que mandaran a casa a su hija, y acusa a los médicos de su muerte, ya que si la hubieran intervenido en el momento en el que acudieron al hospital, quizá su hija estaría viva.

El centro hospitalario ha abierto una investigación interna para determinar si hubo o no alguna negligencia.

Publicidad