Invasión rusa en Ucrania

Miles de mascotas, abandonadas por la muerte o desaparición de sus dueños en Ucrania

Varios grupos de voluntarios intentan rescatar a miles de animales que se han quedado solos por los efectos de la guerra en Ucrania.

Imagen de perros rescatados en Ucrania

Imagen de perros rescatados en Ucrania Antena 3 Noticias

Publicidad

Miles de perros y gatos también son víctimas de la guerra en Ucrania tras haber quedado abandonados desde que comenzase. Soldados ucranianos hacen hueco en el frente para ocuparse de los animales.

Numerosos refugiados han hecho lo posible para llevarse consigo a sus mascotas. Pero aún así son miles de ellas las han quedado abandonadas en el país. Son muchos los ucranianos que, desde que llegase la invasión rusa, llevan consigo a sus mascotas a los refugios, a las estaciones e incluso a otros países.

Es el caso de Olga y Ludmilla, refugiadas en Rusia. "Se nos ofreció llevar algunas pertenencias y nosotras nos trajimos a nuestros perros", explican.

Las imágenes de miles de ucranianos huyendo con sus mascotas han dado la vuelta al mundo. Los sistemas de acogida europeos se han visto obligados a atender a miles de personas acompañadas por sus animales.

Rescatan a perros y gatos en plena guerra

Pero también en el propio país ucraniano. Varios grupos de voluntarios intentan rescatar a miles de animales que se han quedado a su suerte en medio de la guerra.

En Mariúpol, una de las ciudades más afectadas por la invasión, miles de mascotas han quedado huérfanas por la muerte o desaparición de sus dueños. Sin embargo, Euyénia, veterinaria de profesión, se ha armado de valor y junto con otras voluntarias ha acudido a las calles arrasadas y plagadas de minas con el objetivo de socorrerlos.

"Cuando había soldados, les alimentaban, pero ya no hay nadie. Estos animales están hambrientos, deshidratados, exhaustos. Si no les ayudamos morirán", asegura.

"Estoy muy orgullosa porque en apenas cuatro días he atendido a más de 50 gatos. A partir de ahora tendrán un vida mejor", cuenta. Se trata de una nueva oportunidad para unos animales que se han visto obligados a vivir la guerra en Ucrania.

Publicidad