Protestas en el Líbano

Miles de personas en el Líbano exigen la dimisión del gobierno al que acusan de corrupción

El desencadenante de las protestas ha sido el anuncio del ejecutivo de aplicar una tasa a las llamadas por los servicios de mensajeria de Whatsapp, una medida que ha tenido que retirar por la presión social.

En resumen

  • Son ya cuatro jornadas de protestas
  • Protestan contra la corrupción y la mala gestión del Gobierno

Publicidad

Cientos de miles de personas han salido por cuarto día consecutivo a las calles del Líbano para protestar contra la corrupción y la mala gestión del Gobierno, que puede haber alcanzado un acuerdo para imponer reformas a menos de 24 horas de que expire el ultimátum en tal sentido planteado por el primer ministro libanés, Saad Hariri.

Una fuente ministerial ha asegurado que los diferentes partidos que forman parte del Gobierno alcanzaron hoy un acuerdo sobre un paquete de reformas para salir de la crisis económica y terminar con el descontento popular, a la espera de que el Ejecutivo se reúna mañana, lunes.

Las manifestaciones, iniciadas el pasado jueves tras anunciarse un impuesto posteriormente retirado a las llamadas por internet, continuaron hoy en Beirut y otros puntos del país, desde las norteñas Trípoli y Akkar hasta las sureñas Tiro y Nabatieh, pasando por áreas centrales del Monte Líbano.

La quema de neumáticos y contenedores de basura en las principales avenidas ha afectado al tráfico y a la circulación de peatones en la capital.

Por su parte, la Universidad Americana de Beirut y la Universidad Libanesa anunciaron que permanecerán cerradas el lunes, medidas similares a las tomadas por colegios católicos y la Asociación de Bancos, según informaron en sendos comunicados.

El pasado viernes, Hariri dio 72 horas a los grupos políticos que integran su Gobierno para que acepten el plan de reformas que les propuso, un ultimátum que expira mañana.

Ante el deterioro de la situación, el líder del partido Fuerzas Libanesas, Samir Geagea, quien anoche anunció la retirada de sus cuatro ministros, defendió hoy la necesidad de instaurar "una nueva vida política" y un "gabinete tecnócrata neutro".

Publicidad