Los manifestantes de la oposición que ocupaban la Asamblea Legislativa de Hong Kong han desalojado el edificio poco después del inicio de una amplia operación policial con cientos de agentes que avanzaban hacia la sede legislativa. Al menos 54 personas han sido atendidas en centros médicos debido a los disturbios.

Cientos de agentes de la Policía de Hong Kong iniciaron desde al menos tres frentes el avance hacia la Asamblea Legislativa, ocupada este lunes por los activistas. En hasta tres calles los policías se han enfrentado a los manifestantes, que habían levantado barricadas adornadas con paraguas, símbolo de las protestas. Además los opositores han lanzado huevos, escombros y paraguas contra los agentes, que han respondido con gas lacrimógeno.

Finalmente, los agentes han logrado alcanzar la sede legislativa, donde quedaban aún unos pocos manifestantes. Un diputado del Partido Democrático de Hong Kong, Ted Hui, ha pedido calma a los agentes porque los activistas estaban ya abandonando el lugar.

Mientras, unos 3.000 agentes con equipos antidisturbios han irrumpido en la calle Harcourt, muy cerca de la Asamblea Legislativa, y se han difundido por redes sociales numerosas imágenes de manifestantes huyendo en medio de la noche de los gases lacrimógenos.

El resultado de la basta operación policial y la resistencia de los manifestantes prodemocráticos es por el momento de 54 heridos hasta las 23.00 (hora local) --38 hombres y 16 mujeres--, según el Servicio de Hospitales de Hong Kong.

Dos de los heridos tienen pronóstico grave, cinco hombres y tres mujeres están ingresados y estables y todos los demás han recibido el alta. El balance final de heridos podría aumentar, ya que los enfrentamientos se han prolongado mucho más allá de la horas del parte.