Miles de manifestantes bloquearon las principales carreteras en Buenos Aires este martes mientras marchaban para protestar por el alto desempleo y las políticas del líder argentino Mauricio Macri, incluidos los recortes a los subsidios a los servicios públicos.

Los argentinos promedio, que ya están luchando contra una alta inflación y una recesión, se han visto afectados por la subida de facturas de agua, luz y calefacción a medida que Macri recorta el gasto del gobierno. Los recortes se enmarcan en un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para eliminar el déficit fiscal primario de Argentina para fines de este año.

Se espera que Macri se postule para un segundo mandato en las elecciones generales de octubre, cuando podría enfrentar un desafío de su predecesora, Cristina Fernández, una de las favoritas de la oposición de izquierda de Argentina.

Bajo un cielo de verano sin nubes en el hemisferio sur, los manifestantes caminaban sobre pilotes y portaban pancartas, mientras golpeaban tambores.

Las protestas son comunes en Argentina, donde los sindicatos luchan por aumentos salariales en línea con el rápido aumento de los precios al consumidor. La inflación a fines del año pasado fue de 47.6%, un máximo de 27 años.