La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha presentado un informe sobre Venezuela y señalado las "graves vulneraciones de derechos" en Venezuela. Y ha subrayado que los "venezolanos merecen una vida mejor, libre de miedo y con acceso a alimentos, agua y servicios sanitarios".

El documento denuncia que, especialmente desde 2016, el régimen de Maduro y sus instituciones han puesto en marcha una estrategia "orientada a neutralizar, reprimir y criminalizar a la oposición política y a quienes critican al Gobierno". Acusó al Gobierno de Nicolás Maduro de "graves vulneraciones de derechos" y documenta, entre otros graves hechos, más de 6.800 ejecuciones extrajudiciales por parte de las fuerzas de seguridad venezolanas entre enero de 2018 y mayo de 2019.

Estos delitos "deben ser investigados a fondo, estableciendo responsabilidades para sus autores, y garantizando su no repetición", afirmó la alta comisionada. Bachelet también denunció las repetidas informaciones recibidas sobre torturas durante detenciones arbitrarias y en este sentido recordó la reciente muerte del exoficial de Marina Rafael Acosta cuando se encontraba bajo custodia, un caso que pidió sea investigado de forma imparcial y transparente.

Guaidó, quien es reconocido como presidente interino de Venezuela por más de cincuenta países, celebró que "en estos momentos" esa versión recorra el mundo y aseguró que por ello ha recibido llamadas de presidentes y líderes "que se han escandalizado al leerlo".

"Agradecí sus mensajes y sobre todo el compromiso de maximizar la presión internacional para enfrentar esta tragedia. Ahora, para derrotar la dictadura debemos aumentar la presión nacional", indicó. Pidió a sus simpatizantes mostrarse unidos e instó nuevamente a la Fuerza Armada a cumplir con lo que establece la Constitución y respetar las competencias del Parlamento.