El Gobierno de México subastará un lote de joyas "extravagantes" confiscadas a delincuentes, las cuales estarán en exhibición en la antigua residencia presidencial de Los Pinos, según ha informado este jueves el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

La subasta será de 148 lotes que se expondrán en el ahora Centro Cultural Los Pinos, con un monto base de venta de más de un millón de dólares. López obrador, que ha criticado la afición por este tipo de joyas, ha subrayado que "la verdadera felicidad se basa en estar bien con uno mismo, estar bien con nuestra conciencia y estar bien con el prójimo". "Aunque tengan mucho valor y sean de materiales preciosos, aun con todo ese valor, todo ese lujo, no dejan de ser extravagancias, lujo barato que produce, a lo mejor, felicidad momentánea, efímera", ha aseverado el mandatario.

Con esta subasta se pretende recaudar unos 35 millones de pesos (1,8 millones de dólares), según refleja el director de Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, nombre con el que ha sido bautizada la oficina que administra bienes confiscados. Esta es la tercera subasta que se realiza después de que salieran a la venta una colección de coches y apartamentos de lujo, cuya recaudación fue destinada a los municipios más pobres de los estados de Oaxaca y Guerrero, en regiones remotas del sur del país.