México exporta ocho de cada diez botellas de tequila que produce, la mayoría a EEUU, pero también a España, Francia, Alemania y Japón, entre otros. Esta bebida está viviendo un auténtico boom a nivel mundial, lo que ha puesto en riesgo su producción.

El éxito del tequila ha desencadenado que las previsiones más pesimistas indiquen que sólo se alcance a satisfacer su demanda hasta el año 2024.

El agave, la planta fuente del tequila que crece en zonas áridas, tarda unos siete años en llegar al punto justo para poder producir el tequila. Ahora, estas plantas se han vuelto tan preciadas que los productores se enfrentan también a los robos.

En los nueve primeros meses de 2017, tal y como recoge Todo Noticias, fueron robadas 193 toneladas de esta planta, lo que obligó a las autoridades de Jalisco a imponer penas de entre 5 y 15 años de prisión.